La reacción divertida del papa contrasta con la del 31 de diciembre donde golpeó la mano de una mujer. / AFP

Compartí con nosotros tus comentarios