Los desfiles en el Sambódromo son una pesadilla para cualquier epidemiólogo./AFP.

Compartí con nosotros tus comentarios