"La ironía es que la enfermedad fue traída por los ricos a Brasil, pero va a explotar entre los pobres", estima Paulo Buss, director de la unidad de relaciones internacionales de Fiocruz./AFP

Compartí con nosotros tus comentarios