Europa olfatea talentos y su instinto le hace girar la cabeza hacia Sudamérica. /AFP

Compartí con nosotros tus comentarios