A menos de una semana del inicio del Open de Australia (20 de enero - 2 de febrero), la calidad del aire se degradó considerablemente. / AFP

Compartí con nosotros tus comentarios